El grosor de los hilados

Es probable que en más de alguna ocasión hayas escuchado o leído algo así como «este es un algodón sport» o «este sweater está tejido con lana worsted» y hayas quedado realmente confundido, perdido y hasta sintiéndote frustrado por no saber a qué se refieren. Es normal y nos ha pasado a todos quienes estamos metidos en este mundillo del tejido, en especial cuando estamos recién comenzando y con suerte conocemos la lana fucsia y delgada que tiene Doña María en su tienda.

– ¿Qué lana va a llevar?

– te pregunta Doña María y tú sin saber bien qué pedir le dices que andas buscando lana para tejer amigurumis.

– ¿Amiguru… qué? – quiere saber la señora María, confusa y con cara de que tú eres el loco y te equivocaste de tienda. Le dices que los amigurumis son unos “monitos” que se tejen con crochet y, si tienes más personalidad, te animas a mostrarle una foto de un amigurumi en tu celular.

– Ay qué lindo – les dice – para eso llevan harto este hilo de acá y esas lanas de allá, una señora lleva muchos ovillos y hace para vender – Y listo, Doña María te vendió tres ovillos acrílicos mega gruesos y mercerizados, y dos ovillos extremadamente delgados que parecen más bien hilo de coser que hilo para tejer.

¿De quién es la culpa, de la Sra María o tuya? De ambos, pero un poquito más tuya que de ella. Sí, porque tú estás yendo a comprar sin saber exactamente qué es lo que necesitas y te terminas llevando cualquier cosa, y de ella porque vende sin estar completamente segura si sus materiales sirven o no para lo que quieres. Esto, en el caso de que, como yo, vivas en un pueblito donde no hay mucho para escoger y las señoras que atienden las mercerías sean señoras a la antigua y simplemente tejan y todo les salga bien como por arte de magia. Porque esas señoras de antes, por lo general, no tenían idea de lo que vamos a hablar hoy acerca de los grosores, más bien, ellas tenían una suerte de virtud que les permitía tejer cualquier hilado con cualquier aguja y siempre les quedaba como ellas querían. Pero, insisto, ellas. Nosotros cuando estamos empezando, con suerte tejemos los patrones – si es que sabemos leer patrones – y el tipo de hilado ni lo miramos. Porque los patrones recomiendan algo así como fingering, sport, bulky, aran, y nosotros no entendemos. Y como no entendemos ¡vamos a tejer con las lanas que nos vendió la Señora María! pero cuando vamos por la mitad, nos damos cuenta de que no nos está quedando como debería, de que parece que la lana que tengo no me sirve o que mi amigurumi está como muy peludo y brilloso.

Eso no te va a pasar más, o quizás sí, pero en este post voy a intentar explicarte con los términos más sencillos posible un poco sobre grosores de hilos y lanas… y en español.

¿LOS HILADOS TIENEN GROSORES?

En realidad, sí. Y es algo de lo que nos percatamos de inmediato al ir a una tienda de hilados. Si observamos los exhibidores veremos que hay hilados casi del grosor de un dedo, otros del grosor de un spaghetti y si tenemos suerte, encontraremos algunos casi tan gruesos como un brazo. Así es que sí, tienen distintos grosores y ese grosor va a determinar la apariencia de tu proyecto.

¿A QUIÉN SE LE OCURRIÓ CLASIFICAR LOS HILADOS POR GROSOR?

Esta brillante y útil idea fue desarrollada por el Craft Yarn Council, que es un organismo norteamericano integrado por fabricantes de hilados e insumos para tejer, diseñadores, editoriales, etc. Y son ellos quienes han contribuido con este sistema que tanto nos va a facilitar la vida a la hora de ponernos a tejer.

¿Y ESA CLASIFICACIÓN, DE QUÉ SE TRATA?

Es una forma de agrupar los distintos hilados para que así cuando vayas a tejer el patrón de un diseñador y él te ponga en los materiales que usó lana bulky, tú sepas exactamente a qué tipo de lana se refiere, independiente de si usas la misma marca que él o no. Incluso, esta clasificación que ha sido organizada en una tabla con diversas categorías te puede ayudar a convertir hilados más delgados en hilados más gruesos que te den la medida exacta necesaria para llevar a cabo un proyecto determinado.

A CONTINUACIÓN, TE DEJO LA TABLA QUE HE PREPARADO CON LOS DATOS MÁS RELEVANTES – A MI JUICIO – ENTREGADOS POR EL CRAFT YARN COUNCIL EN QUE SE AGRUPAN LOS DISTINTOS GROSORES.

 

Una vez que hayas observado la tabla, lo más probable es que aún sigas con dudas. Así es que voy a intentar explicarte parte por parte con los términos más sencillos que pueda.

GROSOR

En la tablita verás una sección que dice “grosor”, lo correcto es llamarlo “categoría”, pero para serte sincero y sin ánimos de desinformar, creo que la palabra grosor – para nosotros que hablamos español, y en este caso español chileno – es mucho más fácil de comprender y vincular a lo que esta sección realmente quiere decir. Y quiere decir precisamente lo que dice, es el título que va a llevar el hilado según sea su grosor. Vas a ver que aparece un ovillo de lana con un número en la etiqueta, este ovillo lo escogí porque me gustan las cosas rosadas, pero en la mayoría de los casos vas a encontrar un ovillo negro. Y en resumidas cuentas, sea del color que sea, lo importante es que es un ovillo que tiene en la etiqueta un número que puede ser entre 0 y 8. Este ovillo, además de llevar un número, viene acompañado de una palabra que en español puede ser: Listón, Super fino, Fino, Ligero, Medio, abultado, Muy abultado o Jumbo.

Y en inglés puede ser: Lace, Super fine, Fine, Light, Medium, Bulky, Super Bulky o Jumbo.

NOMBRES COMUNES

Esta sección es lo que es, aquí incluí los nombres en inglés que acabo de comentar y algunos otros nombres que suelen usarse para referirse a un grosor determinado. Yo, por ejemplo, a pesar de ser un gran enemigo de los anglicismos, utilizo la palabra fingering para referirme a que estoy trabajando con una lana de grosor Super fino. Y es que admito que esa palabra la tengo más asumida como un concepto que la otra.

WPI (VUELTAS POR PULGADA)

Esta sección va a requerir de un post completo para ella solita. No porque sea lo más complejo de la vida, sino porque simplemente es algo un tanto más extenso de explicar y requiere de algunos ejemplos más elaborados. Pero en términos simples, el WPI (wrap per inch o Vueltas por pulgada), pretende medir el grosor de un hilado en base a la cantidad de vueltas que caben en una pulgada. Por ejemplo, dirígete en la tabla al ovillo que tiene el número 3, es un hilado Ligero. Ahora, ve a la sección WPI y observa que aparece “12 – 14”, esto quiere decir que, si tomas una regla y le envuelves tu hilado, en una pulgada debería haber entre 12 y 14 vueltas. Esto es ideal para cuando te encuentras una lana perdida entre los cajones, sin etiqueta y llena de polvo. Quieres usarla para un proyecto que te pide un grosor en particular y no sabes si te sirve o no. Entonces es hora de poner en práctica el método del WPI para saber qué grosor exacto es el de esa vieja lana que te encontraste.

METROS EN 100G

Para mí, esta es la categoría olvidada. Yo jamás la reviso, pero es bastante útil para cuando quieres saber si la cantidad de ovillos que tienes te va a alcanzar para tu proyecto o no. Y es sencillísima, según el grosor de cada hilado cabrán cierta cantidad de metros en un ovillo de 100g. Mientras más delgado sea, más metros habrá en esos 100g.

PALILLOS Y GANCHILLO RECOMENDADO

Para cada hilado se recomienda un ganchillo o palillo determinado, sin embargo, esto es una mera referencia que no es en absoluto necesaria de considerar a la hora de elaborar un proyecto propio. Cada medida de ganchillo te va a dar un resultado distinto con los distintos grosores que existen, por ejemplo, si quieres tejer una prenda que tenga un encaje marcado, lo más probable es que escojas un ganchillo más grueso del que recomienda el ovillo, o si quieres tejer un sweater que sea apretado, vas a escoger unas agujas más pequeñas o las mismas que te recomienda el fabricante del hilado en cuestión.

GANCHILLO RECOMENDADO PARA AMIGURUMI

La última columna de la tabla es la más interesante para los que amamos tejer amigurmis, ya que allí nos dice qué medidas podemos escoger según el hilado que tengamos disponible. Esta columna no existe en el Craft Yarn Council, la integré yo porque cuando estaba comenzando a tejer amigurumis no tenía idea con qué medida de ganchillo tejer y perdí mi tiempo tejiendo con ganchillos demasiado gruesos que me daban resultados espantosos. Así es que pensé en todos los que están comenzando en el tejido, particularmente de amigurumis, y les integré esta columna con información súper útil.

¿ENTONCES, CÚAL ES EL GANCHILLO MÁS ADECUADO PARA TU PROYECTO?

Ahora que ya conoces la mayoría de los datos relevantes y que eres capaz de comprender mucho mejor las etiquetas de los hilados, estás en todas las condiciones de hacer tus propias elecciones a la hora de tejer un amigurumi. Entonces la respuesta para esta última pregunta es que el ganchillo más adecuado va a ser siempre el que mejor se ajuste al grosor de tu hilado. Si tienes un hilo fino, lo más probable es que quieras usar un 2,25mm y no uno superior a 3,00mm, ya que cuando tejemos muñecos JAMÁS vamos a querer que el interior de éste sea visible. Un amigurumi al que se le ve el relleno, es un amigurumi estéticamente mal pensado.

11 comentarios

Maria. Batalla

Me encanta tu trabajo, hice el curso de Domestika, explicas muy bien pero me quede en las alitas .
Eres muy dulce y explicas muy bien, se te olvida número de aguja o ganchillo y tipo de madeja.
Aún así eres un cielo de bella persona.

Carolina Diaz

Compre el curso de Domestika y mostraste un hilo fotoliminiscente, donde lo conseguiste? Lo tienes en tu tienda, o lo podrías tener?
Saludos, amo tu trabajo ♥️

Singara Paola Gajardo Cid

Donde compro buenos crochet con puntas fáciles de usar tengo Hipicondinitis en el brazo derecho!! Algún buen dato
Gracias

Gaby Curiel

Estoy intentando tejer corazones amigurumis, pero están quedando boludos con chipotes, yo pensé que es por la puntada, una muchacha me vio tejer dijo que tejo al revés. Tu por qué crees que sea?
Ahora que hablas del grosor podría ser eso? O cuento mal?

rosa

maravillosa y muy útil información. Gracias

Dejar un comentario